Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Reportes especiales: «La ley que alivia a los más ricos»

Joseph Stiglitz.

La reforma debería haber atajado mejor la evasión fiscal y aumentado la equidad tributaria.

Nunca una legislación —considerada tanto como una reducción de impuestos y una reforma fiscal— ha recibido tanta desaprobación y burla como recibió el proyecto de ley aprobado por el Congreso estadounidense y promulgado por el presidente Donald Trump justo antes de Navidad. Los republicanos que votaron a favor (ningún demócrata lo hizo) del proyecto de ley afirman que la reforma será apreciada más adelante, a medida que los estadounidenses vean aumentar su salario neto. Se puede decir casi con seguridad que se equivocan. Por el contrario, el proyecto de ley envuelve en un solo paquete todo lo que está mal con el Partido Republicano, y hasta cierto punto, la degradada situación de la democracia estadounidense.

La legislación no es una reforma fiscal ni aún haciendo una lectura flexible. Una reforma debería haber atajado mejor la evasión fiscal y haber aumentado la equidad tributaria. Pero esta legislación tributaria reduce los impuestos en decenas de miles de dólares, en promedio, para los que más pueden pagar (el quintil superior). Y, cuando se implemente por completo (en el año 2027), aumentará los impuestos que deberán pagar la mayoría de los estadounidenses en la parte media de la distribución de ingresos (en el segundo, tercer y cuarto quintiles).

La normativa fiscal de EEUU ya era regresiva mucho antes de la presidencia de Trump. De hecho, el inversor multimillonario Warren Buffett, uno de los hombres más ricos del mundo, manifestó su famosa queja sobre que era un error que él pagara una tasa impositiva más baja que su secretaria. La nueva legislación hace que el sistema tributario estadounidense sea aún más regresivo. Ahora que se reconoce que la creciente desigualdad es un problema económico crucial en EEUU y que quienes están en la parte superior de la distribución de ingresos obtuvieron casi todo el beneficio de la generación de la riqueza nacional durante el último cuarto de siglo; la nueva legislación echa sal a la herida: en lugar de contrarrestar esta tendencia preocupante, la reforma de los republicanos da aún más a quienes están en la parte superior.

Una economía más distorsionada no es una economía saludable. El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha enfatizado que una sociedad más desigual empeora el desempeño económico y la nueva legislación fiscal conducirá inexorablemente a una sociedad más desigual. Gran parte de la complejidad y distorsión en el código fiscal de EEUU surge de diferentes tipos de ingresos gravados a diferentes tasas. Tal tratamiento diferencial conduce no solo a la percepción (correcta) de que el sistema fiscal es injusto, sino también a sus ineficiencias: los recursos se trasladan a sectores favorecidos y se desperdician a medida que las empresas intentan convertir sus ingresos y actividades en las formas más favorecidas. Se han mantenido las peores disposiciones del antiguo código tributario —como los resquicios que permiten a las empresas que destruyen empleos pagar impuestos a tasas bajas— y se han creado nuevas categorías de ingresos que escapan a la presión fiscal.

Es improbable que se materialice el esperado y deseado estímulo de crecimiento económico por varias razones. Primero, la economía ya está en o cerca del pleno empleo. Si la Reserva Federal de EEUU llega a la conclusión de que ese es el caso, elevará las tasas de interés a la primera señal de un aumento significativo en la demanda agregada. Y, las tasas de interés más altas significan que la inversión, y por lo tanto el crecimiento, disminuirán, incluso si aumenta el consumo de los muy ricos.

Además, exprimir a los Estados ‘azules’ (demócratas), incluidos California y Nueva York, mediante la inclusión de disposiciones en el proyecto de ley fiscal específicamente dirigido a ellos, no solo amplía aún más la división política de EEUU, también es mala práctica económica. Ningún gobierno sensato socavaría las partes más dinámicas de su economía, y sin embargo, eso es lo que está haciendo Trump. Las exenciones de impuestos especiales para el sector inmobiliario pueden ayudar a Trump y a su yerno, Jared Kushner, pero eso no hace que EEUU sea grande o competitivo. Y limitar la deducibilidad del impuesto a la renta estatal y el impuesto a la propiedad casi seguramente reducirá la inversión en educación e infraestructura —una vez más, no es una estrategia sólida para aumentar la competitividad estadounidense—. Otras nuevas disposiciones también dañarán la economía de EEUU.

Debido a que el déficit fiscal aumentará —la única pregunta que queda es cuánto aumentará, yo hago la apuesta de que dicho aumento será mucho mayor que las estimaciones actuales de uno a 1,5 billones de dólares— el déficit comercial también aumentará, independientemente de si Trump va tras la consecución de políticas más proteccionistas. Las menores exportaciones y las mayores importaciones debilitarán aún más las actividades manufactureras estadounidenses. Una vez más (como lo hizo con los recortes de atención sanitaria y de impuestos), Trump está traicionando a sus principales partidarios.

Link: https://elpais.com/economia/2018/01/05/actualidad/1515157647_093737.html

Publicado por Santillán Guzmán Fernanda.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: